jueves, 29 de noviembre de 2012

Don Antonio Gala












El martes pasado en una rueda de prensa Antonio Gala departía con los periodistas sobre su nuevo libro "Quinta esencia". Cuando vi fragmentos de la misma se me encogió el corazón, se me apachurró. Al mismo tiempo me dio alientos para estos días inciertos. Como una pasita de esas tan dulces, estaba ahí frente a una panda de seres buscando la mejor fotografía, pregunta y pensamiento.

Cuando un reportero de un programa carroñero le hizo la puñetera cuestión sobre la vida-la muerte, a todos nos dejó ahí atontados pues no estamos acostumbrados a llamar las cosas por su nombre. Ultimamente todo es un aparentar, cambiar las palabras, utilizar sinónimos y no hablar claro. De esto sabe mucho el maestro que nunca tuvo ni ha tenido pelos en la lengua. Siempre crítico, vivo, latiendo a cada segundo.

En este momento donde todo es un salvese quien pueda, donde todo vale, donde no se dicen las cosas por su nombre, donde pasamos de largo. Viene Don Antonio para recordarnos algo tan sencillo como esto:

"Estoy moribundo, pero siempre he estado moribundo, la vida es estarse muriendo todo el tiempo y eso anima a vivir con más intensidad porque el tiempo es limitado" "Y no hace falta salir a la calle para vivir con intensidad, basta con reflexionar y yo amo la vida".

2 comentarios:

Caricia y patada.. dijo...

Te echaba de menos Tocayita! Espero que estés muy bien!
Gracias por compartir estas palabras de Gala y por volver!
Un abrazo!

alinitaxula dijo...

Gracias tocayita !!! Estoy bien , liada con los peques. Un abrazo fuerte, fuerte!! besiños desde Compostela.